terraza-invierno-estufas

Calefacción en terraza

Todo lo que necesitas saber para acondicionar tu terraza este invierno

El viento helado de los últimos meses del año puede hacer que busques tus ropas gruesas, cierres la puerta de la terraza y te metas en casa a hibernar hasta que llegue la primavera. No te olvides de ese rincón de tu casa porque todavía en invierno se le puede sacar mucho partido.

Hay un montón de opciones de calefacción para terrazas que te permitirán seguir disfrutando de ese espacio tan especial, incluso en esas épocas frías.  

A pesar de que puede ser muy fácil instalar un sistema de calefacción en tu terraza, hay cosas que debes considerar antes de lanzarte a por cualquier estufa. Echa un ojo a las recomendaciones que te damos, para que consigas justo lo que se adapte a ti.

Estufa-terraza-exterior
Imagen de Pinterest

Presupuesto

Ni que decirlo. Necesitas saber con qué presupuesto cuentas, no solo debes tomar en cuenta el precio del equipo sino también si su instalación lleva gastos, el consumo de energía, mantenimiento y posibles reparaciones.

Entre soldar una rejilla en un pequeño brasero y reparar un aire acondicionado con bomba de calor puede haber miles de euros de diferencia.

Tamaño de la terraza

No es lo mismo calentar un pequeño espacio de 3x3 m que una súper terraza de 5x8 m. En el primer caso, bastará con un sistema compacto de poca potencia mientras que en el otro tendrás que optar por uno de mayor tamaño y eficiencia, por lo tanto más grande y seguramente más caro.

Terraza abierta o cerrada

Es muy importante que tengas en cuenta si tu terraza está completamente expuesta, si es cerrada o si tiene ventanas que puedas abrir y cerrar cuando haga falta. En el caso de las terrazas cerradas debes asegurarte de contar con un buen sistema de ventilación si eliges calefacción por estufa de combustión (lee más abajo para saber de qué te hablamos) mientras que con una terraza abierta, no tendrás que preocuparte demasiado por eso, la brisa hará el trabajo por ti.

Preferencias personales

Un calefactor eléctrico puede ser más sostenible, no hay humo del que preocuparse, pero los gastos por consumo pueden echarte para atrás, además de precisar una toma de corriente cercana. Por otro lado, una estufa a combustión podría resultar muy económica de mantener, pero quizás no tan ecológica, según el combustible que use.

Nadie mejor que tú para decidir la calefacción que mejor se ajusta según tus gustos y prioridades.

Tipos de calefactores para terrazas

Según el tipo de energía que consumen, los calefactores pueden ser eléctricos o de combustión. ¿Quieres ver algunos modelos que puedes comprar? Revisa las opciones para calentar la terraza en invierno que preparamos para ti.

Calefactores eléctricos

Utilizan una energía más limpia y te ofrecen calorcito bien distribuido en toda tu terraza, esos sí, tienes que elegir el apropiado. Asegúrate de considerar la subida de gastos en la factura de electricidad y su eficiencia según el tamaño de tu espacio. 

 

Hay varios tipos de calefactores eléctricos. Estos son los más frecuentes:

calefactor-eléctrico-terraza

Radiador tradicional: Es tu opción perfecta si no quieres complicarte mucho: un aparato que no requiere instalación y solo basta con enchufar y encender. Son ideales para espacios pequeños y suelen tener bajo consumo eléctrico.

 

Calefactor infrarrojo: Emiten calor mediante ondas infrarrojas, es decir, calor radiante, parecido a un microondas. De esta forma, no se calienta el aire sino los cuerpos. Son muy rápidos a la hora de subir la temperatura, así que serán prácticos para usos esporádicos en los que te apetece salir a la terraza y subir unos grados de inmediato.

 

Aire acondicionado: No es solo para el verano. Un aire acondicionado tipo split en modo calor es una opción muy efectiva para terrazas grandes y cerradas. Aunque resultan un poco más costosos tanto el aparato como la instalación, será una inversión que durará mucho tiempo y te dará la temperatura perfecta todo el año.

Calefactores a combustión

calefacción-electrica-terraza
Imagen de Pinterest

Son estufas que utilizan un combustible para generar calor. Suelen resultar más fáciles de mantener, ya que la mayoría de estos combustibles son económicos y hay un montón de opciones. Olvídate de la típica estufa de queroseno y considera estas alternativas.

Estufas de gas: Utilizan bombonas de gas propano o butano, que son fáciles de transportar, prácticas y muy duraderas si no buscas calentar la terraza de forma permanente, sino un par de horas al día para una comida afuera o contemplar el cielo nocturno.

 

Estufas de bioetanol: Tienen la ventaja de que no generan residuos ni gases tóxicos, así que no tendrás que preocuparte por el humo y van genial con espacios cerrados. Además, dan una vista muy agradable y las hay en todo tipo de modelos, para adaptarlas a cualquier espacio y estilo de decoración.

 

Estufas de biomasa: Usan combustibles vegetales que pueden ser desde leña y restos de madera hasta cortezas de frutos secos e incluso semillas de aceitunas. Muchas veces podrías utilizar restos orgánicos que tienes en casa. Terraza caliente y cero desperdicio.

Como ves, hay muchas opciones disfrutar de tu espacio al aire libre durante todo el año. Por que puede seguir siendo nuestro rincón favorito de la casa.

Otros artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario